¿Me sigues?

domingo, 4 de marzo de 2012

Un 18 de Diciembre.

16.30. Siempre llegando tarde. La puntualidad no es lo suyo. Coge corriendo el bolso, las llaves y el móvil. Ultima vista al espejo. Si, está perfecta.
16.33. Andén. Faltan 3 minutos. Madre mia, que no llega. 2 minutos, 1 minuto. Llega el tren. Coge el móvil, reproductor aleatorio. "Todo está perfecto, no nos falta nada" 2 paradas. "Everything is nothing without you". Llegada. 16.45. Cambio de tren. Venga, venga, que no llegó. 
16.49. Fin del trayecto. Sale corriendo. La gente la observa, madre mia que velocidad. 16.55. Se para no puedes más, la próxima saldrá antes. Continúa andando. Venga ya no queda nada, último esfuerzo.
17.02. Por fin llegó. Se asoma, allí está jugando, con su equipo. ¡Que grandes! Baja corriendo, y allí se sienta en las gradas. No conoce a nadie. Una chica la sonríe, ella le corresponde con otra sonrisa, pero no sabe quién es. 17.23. El partido continua. No sabía que le iba a gustar tanto verle jugar. Aunque no entiende mucho de baloncesto. Huy el arbitro a echo un gesto raro, ¿qué será? bueno luego se lo pregunta. 17.42. Descanso. Parecen agotados. Le guiña un cojo, y ella le responde con una sonrisa de oreja a oreja. 17.50. Segunda parte. Dinámica va ganando. Pues parece que son muy buenos. Y allí esta él jugando. ¡Que maquinón! No se puede quejar, es perfecto. Lo tiene todo. ¿cómo no le iba a querer? No pueden estar mejor. Continúa el partido. Un tiro libre, dos triples. Punto para el equipo contrario. 
18.20. Fin del partido. ¡Dinámica campeones! ¡Enhorabuena campeón!. Se abrazan, que compañerismo. Ella se queda algo tímida mientras todos se felicitan. De repente el viene y le da un beso. Ella sonríe entre sus besos. 
18.30 Entre alguna risa entre compañeros se despiden. Ella le pregunta por esos gestos tan raros, él ríe y responde con muchos gusto. Las calles se van quedando con sus pasos. Una única dirección.
18.45. Su portal. Bajo derecha. Giran a la derecha y allí están. Su puerta. La abren. Y aparece su hermana. Ellas se saludan. Él sonríe.
18.50. Se adentra en su habitación, esa habitación de paredes azules y verde. Aspirar, es su aroma. Se sienta en su cama. Esa cama. Él sale de la ducha, con el agua chorreando, y ese albornoz. Ella tiembla, él la besa. Cierran la puerta.
19.00. Él pone una película para disimular. Se sientan en la cama, con una manta y se abrazan. De repente él la mira, y ella le mira, y se funden en un ardiente beso. El calor subía a medida que él la acariciaba con sus suaves manos. Y al mismo tiempo que en la película aparecía Will Smith en Hancock, ellos suspiraban como uno solo. Ocultos debajo de aquella manta, ellos se sentían como uno solo.
Él la acariciaba por su piel delicada, y ella temblaba. Y sus besos bajaban poco a poco, por su cuerpo perfecto. Se miran fijamente, y sonríen cómplices de un amor que hasta ellos mismos desconocían. Él nunca despegaba su mirada de ella, que cerraba los ojos, y se dejaba llevar. Ambos subían al cielo de la lujuria. Un cielo al que viajarían muchas otras veces, y del que no querían bajar. Ardientes como dos llamas, se besaron con un último beso apasionado, y un último suspiro compartido por ambos.
20.00. Se miran, se besan, se quieren. No hay duda, se aman. Ella se viste poco a poco, cuando él vuelve a entrar en la habitación, le sonríe y le abraza. Con una nueva sonrisa en la cara, ellos salen de allí, de su cuarto, de su casa.
20.17. Están felices, se les nota, no pueden dejarse de sonreír. Se quieren. Se quieren tanto. Y por aquel entonces pensaban: ojalá siempre fuera así.

5 comentarios:

Julieta dijo...

Que hermoso texto, me dejástes sin palabras.
Me gusta mucho el diseño de tu blog, es super original :)
Gracias por pasar, te mando un beso enorme♥

Mentiirae dijo...

Bonito, precioso. Me ha encantado.
Recuerda que me pase más a menudo jaja. un beso

esterplace dijo...

Muchas gracias por tu comentario guapa :)

Maria :) dijo...

Es precioso primi, e visto tus últimas entradas y me quedado sin palabras.
Estoy para lo que necesites,
te quiero :)

Naree* dijo...

Que hermoso texto, la verdad, sin palabras. Te felicito por tu blog y esta entrada, las ame. Un beso :)