¿Me sigues?

domingo, 11 de marzo de 2012

No me pidas.

No me pidas que cada vez que pase por Plaza Castilla no recuerde que era nuestro lugar de las peleas y las reconciliaciones, que cuando hablen de pizzas, no recuerde las que nos comíamos por 5 euros en la calle a pesar del frío de la noche. No me pidas que cada vez que escuche esa canción, no me transporte a ese momento de nochevieja en el que nos besábamos con locura, que ese conjunto que me compré, no era especialmente para ti, o que no me compré aquel vestido y me subí a esos tacones para impresionarte y hacerte temblar esa noche. No me pidas que cada vez que vea o escuche o algo relacionado con Teddy Bear, no me acuerde de ti, porque el mío sigue conmigo, acompañándome cada noche fría sin ti. No me pidas que cuando toque el piano no recuerde las melodías que me tocabas cuando iba a tu casa, o que cuando llueva no recuerdo nuestro besos en aquel puente, yo que antes odiaba la lluvia... No me pidas que cuando vea a chicos practicando baloncesto, no me acuerdo de ti, de tu equipo, y de las tardes y mañanas viéndote jugar, ni tampoco de las películas que poníamos en tu casa como escusa, Handcock, Ali G, Con derecho a roce, In time.. No me pidas que no las relacione contigo, porque no lo haré. No me pidas que cuando oiga la palabra "charnela" no me ríe, acordándome de ti, y del significado que tenía para ti. No me pidas que no pase por ese parque y que no vea ese grafiti, porque no lo haré, como no puedo evitar acordarme de los besos que nos dimos apollados en aquella pared (en aquella y miles de otras).
No me pidas que cuando pasé por la Paz no me venga a la mente tu imagen.
No me pidas que no te recuerde cada doce, ni de ese dos de abril que pasamos juntos, ni cada tarde de viernes que pasábamos juntos, o de sábado, o de cualquier momentos que hemos compartido juntos, no me lo pidas, porque sabes que no lo haré.
Que sigo recordándote cada día, cada uno de nuestros besos entre sonrisas, cada una de tus caricias, cada una de tus bromas, cada unos de nuestros abrazos, cada una de nuestras conversaciones. Y mi subconsciente no para joderme cada noche, soñando contigo, y con momentos que ya no vamos a tener.
Que recuerdo esos buenos momentos como si fuera ayer, y hoy se me escapan entre los dedos. Y tengo miedo. Que vamos a evitarnos, vamos a desarropar todos nuestros abrazos, vamos a esperar a ver quien deja antes de llamar. Vamos a desaprender todos nuestros secretos, vamos a esperar a que el tiempo haga su trabajo y olvidar.
Pero no me pidas que yo olvide todo esto, no me lo supliques, que no lo haré.
Y ahora todo esto se desvanece, y cada uno tratará de hacer su vida, la que antes era nuestra.

No hay comentarios: